ISLA GORGONA, DE SER UN INFIERNO SE CONVIRTIÓ EN UN PARAÍSO

Por FERNANDO BOTERO V.  

Director Revista AndoViajando

Gerente Agencia de Viajes AndoViajando

 

Hace menos de tres décadas, la isla de Gorgona era tristemente conocida por albergar la prisión más temida del país. Pero de aquellos años amargos hoy tan sólo quedan las ruinas devoradas por la agreste y húmeda selva. Gorgona se transformó para convertirse en la actualidad en uno de los escenarios naturales más ricos de Colombia.

En el horizonte se dibuja la silueta de la isla de Gorgona. A distancia parece el corazón de un enorme mamífero que late con mayor intensidad a medida que la embarcación se acerca a su destino. Es una energía extraña la que irradia esta isla húmeda y agreste.

Aunque Gorgona ha sido habitada por tribus indígenas desde 1500 a.C. –según huellas arqueológicas presentes en piedras y fósiles– apenas se llega a la playa pareciera que todo estuviera por descubrir, que las aguas de los riachuelos nunca hubiesen sido tocadas y que los monos capuchinos y los osos perezosos que vigilan con detalle nuestros pasos jamás hubiesen visto antes a un ser humano.

Entonces los ojos Urbanos se deslumbrarán sin remedio ante una belleza ruda que abruma y convierte las palabras en ornamentos innecesarios y superfluos. El silencio es el mejo acompañante en Gorgona.

La isla, compuesta por tres islotes, entre ellos Gorgonilla, es un laboratorio natural conformado por una espesa selva húmeda tropical que cubre sin piedad todo lo que se atraviesa en su camino. Cerca de 90 por ciento de las 1600 hectáreas  de tierra que posee la isla y que alcanza una altura máxima de 340 m.s.n.m, pertenecen a la selva tropical, hogar de múltiples especies de flora y fauna, algunas de ellas de carácter endémico (sólo presentes en la isla). Cuando cae la tarde y el sol se acuesta sobre el mar abierto, el espectáculo lo ofrecen las manadas de animales que deambulan por el parque en busca de comida y de un refugio seguro para enfrentar la noche.

Gorgona subacuática

El único ruido que interrumpe el silencio reinante bajo las aguas de Gorgona proviene del aire que se escapa en forma de burbujas desde los inhaladores de aire de los buzos. Por eso, cualquier ruido por insignificante que pueda ser parece multiplicarse en ondas que espantan los bancos de peces que deambulan por las rendijas del planchón, una vieja embarcación hundida y que hoy alberga decenas de especies de diferentes tamaños y color.

Gorgona es reconocida en el mundo entero por los exuberantes escenarios que ofrece para la práctica del buceo. Las características oceano- gráficas (temperatura, salinidad y transparencia) son propicias para el nacimiento de arrecifes coralinos y rocosos, refugio y alimento para una gran diversidad de especies. Por eso cada inmersión se convierte es un encuentro de primera mano con especies tan exóticas como las ballenas jorobadas, mantas diablo, tortugas, tiburones y bancos de peces.

El buceo en Gorgona no es sólo una actividad pasiva de contemplación, pues sus aguas ofrecen aventuras subacuáticas a través de rutas que presentan paisajes exóticos y una fauna multicolor. El buceo en Gorgona es una actividad de bajo riesgo gracias a las condiciones tranquilas de las corrientes marinas de la isla, las cuales son ideales tanto para la práctica como para el aprendizaje del buceo.

A lo largo de Gorgona se encuentran diferentes sitios de inmersión clasificados de acuerdo con su exigencia. Los puntos de buceo varían según su ubicación: las aguas frente a la costa colombiana son más tranquilas, ideales para principiantes, mientras que las aguas en mar abierto –mucho más briosas– son propicias para buzos de mayor experiencia. Los principales puntos de inmersión de la isla son: El Remanso, La Tiburonera, la Plaza de Toros, Montañitas, La Cazuela, entre otros.

Para atender esta demanda, el Parque Natural Gorgona ofrece un moderno centro de buceo equipado con veinticinco chalecos, veinticinco reguladores, treinta y cinco equipos básicos, cuarenta y tres tanques para aire, diez tanques para nitrox y dos compresores. Gorgona es un destino alejado de las tradicionales imágenes de turismo de postal. Es un destino particular que ofrece un entorno natural tan hermoso como agreste.

Información adicional

¿Cómo llegar?

Existen dos formas de llegar a la isla de Gorgona. La primera de ellas parte desde el Municipio de Guapi, población del Cauca ubicada próxima a la costa pacífica. Desde allí se toma una lancha que surca el río Guapi hasta ingresar a mar abierto, continuando un recorrido de una hora y media hasta llegar a Gorgona.

La segunda ruta parte desde el Municipio de Buenaventura, Valle del Cauca. En este puerto se puede contratar una lancha que realiza un recorrido de aproximadamente cuatro horas (opera solamente en servicio expreso para ida y regreso). También es posible tomar un barco de cabotaje en el puerto en un viaje de aproximadamente doce horas (este servicio parte diariamente a las 6:00 p.m. y arriba a la isla al día siguiente sobre las 6:00 a.m.). Tanto a Guapi como a Buenaventura se puede llegar desde Cali por vía aérea.

Para tener en cuenta:

*Vacunas: Fiebre amarilla y tétano, aplicadas mínimo diez días antes del viaje.

1 comentario en “ISLA GORGONA, DE SER UN INFIERNO SE CONVIRTIÓ EN UN PARAÍSO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *